Tejer y el poder de las redes sociales

Hace una semana que abrí en Facebook una página para llevar a cabo la difusión del proyecto. en estos días he visto maravillada que ya hemos llegado a casi 250 seguidoras/es. Estoy ilusionada y feliz a partes iguales, pues es un proyecto que trasciende los límites de lo personal y pretende llegar a ser la materialización de la energía de muchas tejedoras/es.

Las redes sociales me están dando el empuje que necesitaba, y es que es muy dificil conseguir que muchas personas se unan para un objetivo en común, y más cuando no hay ningún interés económico por enmedio, sin embargo, precisamente de eso habla mi/nuestro trabajo, de esa voluntad de crear de la nada, de hilar estratégias de interconexión, más allá de lo tecnológico, para contruir nuevas realidades, hacer posible lo que en aparciencia no lo es.

Y ha sido a través de Facebook, como he encontrado mujeres maravillosas dispuestas a ofrecer su tiempo y su creatividad, altruistamente, sólo porqué el proyecto les ha resonado, porqué al final hablamos de ese espacio común, compartido, de esa metéfora de la complicidad que supone juntarnos para charlar, tejer y vernos reflejadas en los ojos de las otras.

Verónica, la maravillosa Mujer Araña ya está preparando el primer taller de mandalas de crochet en Galicia, en Mallorca se está preparando una performance de mujeres tejedoras, desde Argentina me escriben interesadas en el proyecto y puede que hasta se comience a hilar un nuevo mandala allí… y todo gracias a vosotras/os que me acompañaís día a día en esta loca aventura.

Anuncios